Si yo pudiera. Amanda Mayor de Piérola

Aniversario muerte de Amanda                       Amanda en los andamios                     Amanda florida                                                              

Miro hacia atrás lo que he vivido y siento mis días plenos, completos de objetivos cumplidos hasta ahora. Creo que cada minuto fue un eterno lapso para llenar con hechos que dignificaron el sentido de mi  existencia, pero es largo el camino y queda mucho más por hacer.

 

                           No sé si es un deseo de trascender, de quedar en la memoria de los que estén cuando me haya ido o de decirme : “debo seguir, debo realizar, debo dar,  debo sentir que puedo”. Quizá sea para rendir cuantas a Dios o a mí misma,  como un continuo desafío existencial de agradecimiento por gozar tantas riquezas otorgadas, y  de poder valorarlas. Es como una obligación para merecer cada día regalado, cada día ganado, cada prueba superada, para dar sentido a las horas, para llenar vacíos del corazón, para demostrarme que soy capaz. Sé que es una necesidad el lograr todo aquello que me propongo y lograrlo bien, sé que cada ser puede,  que yo puedo, no porque soy omnipotente, sino porque soy un pequeño objeto flotando en el universo que ve las maravillas de la creación, las aprecia, y trata de merecerlas, luchando para lograrlas. En ese largo caminar por la vida, tuve una niñez desbordante de paisajes, entre árboles, flores, animales, un lago y la simplicidad e inocencia que sueña con hadas y milagros. Una adolescencia donde los poemas brotaban inquietos en un despertar de ilusiones, de  proyectos inventados por la imaginación y nuevas apetencias que hacían vibrar mi cuerpo transformado ya en casi mujer. Una juventud plena, bella, enamorada, que me hacía sentir el vuelo de sueños conquistados. Una madurez en que los pasos fueron andando la tierra del camino, fueron descubriendo escollos, fueron tropezando, sangrando, superando, aprendiendo que el dolor existe, pero también, que todo se puede atesorar como un alimento para crecer.

                              Quizá nunca hable de la vejez, porque el que sigue soñando, creando, haciendo, aprendiendo, permanece en la madurez. Quizás, si algún día dejo de pensar y ser yo misma,  otros hablen de mi vejez, pero nunca lo sabré. 

                                La madurez es el período más largo de mi existencia. Madurar significa

dar sazón a los frutos. Significa lograr resultados al esfuerzo. Algunos he logrado, pero es largo el camino, mucha la ignorancia, lento el proceso, la templanza a veces no se alcanza  para aplacar las pasiones, las decepciones debilitan, la impotencia detiene, la soledad desampara, la ambición de transformar otras mentes desequilibra, la ansiedad por recibir perturba, la necesidad de ser comprendida desubica, el aislamiento cierra el entendimiento.

Todas estas sensaciones son obstáculos que hay que ir venciendo cada día, firmes, seguras, sabiendo que detenerse significa retroceder, que creer que todo has logrado significa morir.                                 El objetivo aparentemente inalcanzable de lograr equilibrio, templanza, coherencia, dejando de lado el odio, el enojo, la soberbia y el egoísmo, es una lucha constante en el trayecto interminable de la vida cotidiana, pero es un desafío prometedor

                                En ese largo recorrido de la madurez, encontré muchas cosas, pero las que cambiaron mi existencia fueron las rejas de la represión y los fusiles que asesinaron. Sentí mi propia sangre derramarse en un abismo de fuego sin razón, y un hijo, mis propias vísceras desgarradas, se hizo nube que riega la tierra para hacerla reverdecer  en un diálogo mudo de esperanza. Esas rejas abrieron un sendero nuevo donde encontré a otras madres, otros dolores, otras manos descarnadas, que comenzaron a llenarse con preguntas sin réplicas, con soledad, con rechazos, con verdades despiadadas. Fue un despertar trágico, fue una fruta madura que cayó sola del árbol porque ya había caído el verde de su piel, para convertirse en fuego nuevamente, ese fuego que quema por dentro  y que lastima.

         Debo aceptar con naturalidad que un día no supe, que otro no me preocupé, que al siguiente no creí y continué con la indiferencia de los ignorantes, tratando de no abrir los ojos para escapar a la responsabilidad de enfrentar heridas deformantes que podrían acuciarnos  y sacarnos de la protección  hogareña. Sé que nos ocurrió a muchos ese largo proceso de despertar a la realidad devastadora y cuando abrimos los ojos, nuestros hijos ya no estaban.¡Cuando nos tocó, ya era tarde! 

          Debo seguir peleando a los cobardes, a los que callan, a los que miente, a los  que deforman las verdades, a los soberbios que pretenden burlarse del llanto que provocan, a los gobernantes que desde su visión todopoderosa, cuidan su partido y su figura para mantenerse en lugares de privilegio, donde repiten los errores de soberbia y de poder, a los jueces que no se juegan con valor por la justicia, a la sociedad que discrimina y separa egoístamente a los pobrecitos desvalidos, cabecitas negras, a los religiosos que envueltos en sus posiciones jerárquicas, se olvidaron que hubo un Cristo humilde que quiso cambiar el mundo envilecido, ofrendando su martirio como ejemplo de amor hacia esa humanidad que sigue con una venda de egoísmo cegando su esencia de amor con la que fue dotado. A todos los que también olvidaron que los Cristos se multiplicaron como el pan de los milagros, más jóvenes que Aquél pero también escupidos y crucificados. ¡Nuestros desaparecidos!                                                                                                                              

         Comencé a extender más mis manos, transformé el dolor en una mirada diferente porque recogí la sangre derramada y lavé la mía hasta purificarla. Los ojos adquirieron un nuevo brillo, aunque estaban heridos por la pena y la tristeza. Fue el renacer del amor gestado por tantos chicos sacrificados. Fue la resurrección parida por el dolor asimilado y acumulado Fue el compromiso asumido, para transformar la falta de respuesta ajena  en hechos positivos. Fue el ascensor a las nubes de agua pura donde ellos estaban.

                                     Descubrí que había una fuente cristalina y que podía dar de beber a sedientos y torturados que perdieron el camino por el odio. Descubrí que si adentro construía, podía edificar un mundo diferente y sólido. Fue difícil y escabroso  el recorrido por incomprendido y solitario. Comprendí que debía crecer, comprometerme, dar mensajes, que muchas veces chocarían con puertas cerradas y caerían al vacío, como papelitos inútiles Me propuse ser mejor, transformar el llanto en risa, curar heridas, despertar indiferentes, convencer que el odio carcome las entrañas, que importa mucho más la propia conducta que la ajena, que no es digno justificar la inoperancia o los fracasos culpando a los otros. Me dolió no poder dar un hogar a los pequeños que mueren en las calles, no poder cambiar el destino de los ancianos olvidados en los geriátricos y darles el respeto y la ternura que mitigue sus vidas desgastadas. El abandono y el olvido son la muerte anticipada

                                        Si yo pudiera insuflar la fuerza necesaria para cambiar el rumbo de pobreza y de entrega que consume a los desamparados. Si yo pudiera prender la llama interior de cada uno para que destierre el lamento y nazca a la fuerza de una lucha solidaria y generosa. Si yo pudiera cubrirlos con el sol que abriga mi soledad,  sentirlos como a verdaderos hermanos, percibir la dicha de hacer, de construir, Si yo pudiera perdonar y también pedir perdón. Si yo pudiera dar un poco más, sin pensar que ello me dejaría vacía, sino enriquecida. Si yo pudiera cortar de raíz, con energía, la mala hierba del jardín de nuestras vidas, y dejar crecer el árbol de la fe, del amor, de la esperanza y de la justicia por la paz y el equilibrio del hombre. Si yo pudiera acariciar los restos de mi hijo antes de morir. Si yo pudiera agradecer  a cada uno el amor que me brinda y a Dios por las pruebas que puso en mi camino para superarme y aprender a ser mejor, sin odios ni venganzas. Si yo pudiera borrar la palabra odio, escrita con dolor sobre la tierra y provocar la lluvia de la liberación que lo lave por siempre. Si pudiéramos lograr que la impunidad sea un  lamentable recuerdo y viéramos a los asesinos juzgados y en las cárceles. Si yo pudiera…pero sólo soy una pequeña partícula de papel que el viento mueve a su antojo y que quizá nadie quiera leer . Aún así  lo intentaré. ¡Tantas cosas se logran antes de llegar a la vejez!  ¡Hay  tiempo,  sólo tengo setenta y seis años!.  Debo seguir buscando a nuestros hijos. Si encuentro uno, ese será el hijo pródigo que vuelve al regazo de todas las madres, para acunarlo con la ternura acumulada en el silencio y podremos enterrar nuestras manos en su tumba húmeda de llanto agradecido por el reencuentro. ¡Tengo que ganarle a mi propia muerte!. ¡Así será!

  

                                                                                                                                                                       

About these ads

1 Comentario

  1. Me conmovio mucho.. estuve en la marcha en Chaco para evitar la flagelacion al mural.. Nunca olvidaré esos días.. Amanda, una luchadora. Saludo.


Comments RSS TrackBack Identifier URI

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.